EN ES PT

Blog

Últimas noticias y novedades

Login

La primera vez que fui a las cataratas - (testimonio)

01/02/2019

Muchos me habían comentado que Cataratas de Iguazú es un destino al que debía ir al menos una vez en mi vida, de manera que la inquietud por visitar dicho escenario natural, siempre estuvo presente.

En el año 2012, tuve la oportunidad de cumplir mi añorado viaje a Iguazú, y en familia. ¿Te cuento un poquito más?

Armando las valijas

 

Cuando decidimos pasar nuestras vacaciones en Cataratas, armamos todo por internet, como cada vez que planeamos un viaje: conseguimos hospedaje; pasajes; destinos que visitaríamos en Misiones; etc., todo vía plataformas online.

Fuimos desde Buenos Aires a Misiones, en auto.

Disfrutamos muchísimo el viaje y llegamos al Hotel Saint George por la tarde.


 

Llegó el momento de Ingresar al Parque Nacional de Iguazú

 

Tal como lo teníamos planeado, al día siguiente de nuestro arribo, visitamos las Cataratas de Iguazú del lado argentino.

Ingresamos y nos topamos con la frondosa naturaleza que acoge a miles de especies, nativas del lugar. Verde por todas partes.

Iniciamos nuestra caminata hasta el Tren Ecológico, y durante la misma, mis hijos se volvían locos de alegría y ternura, al ver a los coatíes y monitos, que se mostraban casi como queriendo llamar la atención de todos los visitantes. Nos subimos al tren, e iniciamos un fantástico recorrido hacía las pasarelas, que nos acercarían a la maravillosa Garganta del Diablo.

Realmente, no puedo explicar con palabras, la grandeza de ese maravilloso lugar. Aún cuando todos los que hemos ido, intentáramos transmitirte algo de lo que la visita nos ha provocado, no podríamos lograrlo con palabras, todas quedan cortas al lado de la sensación que te deja la grandeza e imponencia de la naturaleza que existe en ese lugar.

Todas las pasarelas, todos los caminos, son maravillosos y perfectos. La vida salvaje y natural, es impresionante en su estado puro. Pero cuando llegás a la Garganta del Diablo, te topás con una caída de agua tan imponente, que te deja el alma en pausa...sólo dispuesta a disfrutar del sonido que deja a su paso, por su fuerza y caudal.

Habiendo terminado nuestro recorrido, comimos algo en uno de los restaurantes del parque y regresamos a nuestro hotel a descansar.

Es una visita que te lleva todo el día.

Cataratas del lado Brasilero

 

Al día siguiente, visitamos Brasil (las Cataratas de Iguazú del lado brasilero). Es un paseo hermoso, aunque más corto. Desde Brasil, las cataratas se ven como en una postal. Como he escuchado muchas veces, Argentina tiene la cancha y Brasil la tribuna. En mi opinión, es tal cual. Del lado argentino, vivís las cataratas, del lado brasilero...las ves.

Cataratas de Iguazú, es una de las maravillas del mundo, así que no te vayas de esta vida, sin haberlas visitado. Un lugar mágico para visitar en familia o solos, o en pareja...vayas como vayas Cataratas enamorará tus sentidos.

volver
La primera vez que fui a las cataratas - (testimonio)